•Son necesarias, en extremo, porque desembarcan en un momento de crisis, al haberse experimentado una brusco descenso del  PIB cubano en 2020.

Este año decrecimos en un 11% (una caída comparable al otro gran descenso, -14. 8 en 1993). Y ese bajón será muy difícil de revertir a corto plazo, aunque el Ministro de Economía, casi al borde del primer semestre de este año, insiste en que la economía crecerá un seis por ciento este año.

Pero suponiendo que así fuera estaríamos todavía “por debajo de cero”, respecto al año anterior y lejos del valor del 2015 (4.4); año de mayor crecimiento en la última década.